The Firework-Maker´s Daughter

BY IN Libro Recomendado 9+ NO COMMENTS YET

Philip Pullman

Edad recomendada: desde los 9 años.

Firework-Maker's cover

En este libro, que transcurre en un país inventado en el lejano oriente, vamos a conocer el viaje de Lila para conseguir el Azufre Real y así poder realizar su sueño de convertirse, como su padre, en una artista de los fuegos de artificio. También conoceremos a otros muchos personajes en busca de sí mismos: a Hamlet, el elefante blanco enamorado, a Rambashi, un bandolero de pacotilla, a Chulak, el joven amigo de Lila…

Pablo L.C. (13 años): “El Firework-Maker’s Daughter de Philip Pullman, a primera vista parece un libro para niños pequeños, y sólo para niños pequeños. Tiene un elefante parlante, una banda de piratas inútiles, y algo llamado el Bombardenorgelmitsparkenpumpe. Pero si echas una ojeada al libro, no es precisamente para niños pequeños. Con una historia bonita y una descripción maravillosa del hogar de Razvani (dios del fuego) que te pondrá los pelos de punta, también viene acompañado de un mensaje más profundo: que no tienes que hacer lo que te digan, sino que debes descubrir lo que puedes hacer por ti mismo; y que cualquier cosa puede ser preciosa si de verdad te gusta. Un libro excelente para mayores de 7 años.”

Yo estoy de acuerdo con Pablo, este libro es mejor leerlo con un adulto porque hay mucho de lo que hablar. Relexiones como las que hace Razvani, dios del volcán:

The world itself is all illusion. Everything that exists flickers like a flame for a moment, and then vanishes. The only thing that lasts is change itself.

El mundo es una ilusión. Todo lo que existe destella como una llama por un momento, luego se desvanece. Lo único que perdura es el cambio en sí mismo.

Es una invitación a reflexionar sobre quiénes somos realmente y qué queremos en la vida. Y lo más importante, si estamos dispuestos a poner toda la carne en el asador (¡¡ésta expresión viene que ni pintada para la subida al volcán!!) para conseguirlo. Como dice el padre de Lila, para triunfar se necesitan tres cosas: talento, mucho esfuerzo y un poco de suerte.

Hamlet de fiesta

Jaime L.C. (13 años): “La historia del libro me resultó interesante y original, con ilustraciones geniales. 

Sin embargo, en la primera parte me pareció que las historias estaban un poco inconexas, me hubiese gustado más explicaciones de las acciones de los personajes, pero en la segunda parte la historia mejora y termina con un final encantador.

Pero eso no es todo, también hay un aspecto visual impactante, es un viaje lleno de colores exóticos, paisajes maravillosos y escenarios creativos que ayudan al lector a disfrutar del libro. 

Lo mejor es el mensaje, que te motiva a no rendirte y continuar trabajando hasta que encuentres lo que se te da bien en la vida.”

Hay otra forma de conocer a Lila… ¡yendo a la Ópera! Sí, la Royal Opera House de Londres tiene una producción basada en este libro. La pena es que un libro tan premiado, de un autor reconocido y al que incluso le han compuesto una ópera no esté traducido al español, pero eso es otra historia…

Podéis ver aquí el trailer. Por supuesto, los artistas de todo tipo que han trabajado para dar vida a la ópera han disfrutado muchísimo recreando esta exótica historia, llena de personajes tan visualmente ricos, como el elefante blanco, la diosa del lago, el dios del volcán, las procesiones con música de los aldeanos… ¡¡Qué ganas de verla!!

Diosa del Lago

Yo, por ejemplo, me imagino a la diosa del lago como esta bailarina camboyana.

¿Sabías que…?

En el libro conoceremos a otros famosos artificieros, aparte de Lila y su padre. Uno de ellos es Herr Puffenflasch, un artista de los fuegos artificiales que viene, ni más ni menos, que desde Heidelberg, Alemania. Y no es por casualidad que esa sea la ciudad elegida.

Fuegos artificiales Heidelberg

Nuestra corresponsal allí, Fräulein Mona, nos cuenta que cada año, en junio, se celebra en Heidelberg un espectáculo de fuegos artificiales impresionante. Empiezan iluminando el castillo de rojo, para recordar el gran fuego que lo destruyó en el siglo XVII, cuando el Rey Sol francés (Luis XIV) entró en la ciudad y lo quemó. Desde entonces está en ruinas, pero merece la pena visitarlo. Además, tiene unas vistas preciosas sobre la ciudad y el río Neckar.

Frau Mona en HeidelbergA Frau Mona todavía no la dejan salir a la terraza porque es demasiado bebé y tiene tendencias kamikazes… así que la abuela nos ha mandado esta foto de ella a salvo en la cama mostrando el paisaje que se ve desde su ventana, aunque sea a través de este libro.

Síguenos en FB, La biblioteca de Miss McHaggis, estos días hablaremos del libro, de los fuegos artificiales y de ciudades de cuento de hadas como Heidelberg.

So, what do you think ?