Caminos a la Escuela.

BY IN A divertirse 1 COMMENT

Cada día llevo a mis hijos al colegio, desde que son pequeñitos los meto en el coche y los conduzco hasta la puerta del cole. Escuchamos música, hablamos, o si es lunes y nos ha costado un poco más levantarnos, simplemente vamos tranquilos, seguros y en silencio. A veces, incluso me quejo por el tráfico…

Journeys portada

La Fundación Canal de Isabel II, tendrá hasta principios de enero la exposición Caminos a la Escuela: 18 historias de superación. Por favor, no dejéis de ir y de llevar a vuestros hijos.

A través de fotografías impactantes y de gran belleza, podemos tomar conciencia de la heroicidad de estos pequeños que se enfrentan a la discriminación, las condiciones naturales adversas, la guerra o la pobreza más absoluta con dignidad, valentía y una resolución admirable.

Y no es solo el ejemplo de estos pequeños, sino también el de sus familias y los sacrificios que algunos padres pueden llegar a hacer por asegurarles a sus hijos un futuro mejor.

Les he pedido a los bloguerillos que elijan la fotografía que más les impactó:

Pablo L.C. (12 años): Higashimatushima, Japón.

Fotografía de Nicolás Datiche.

higishamatushima boy

Esto es Higashimatushima, Japón. Localizado en la Prefectura Miyagi esta ciudad fue destrozada por el terremoto y tsunami de 2010. Pero aun así, Hiroki Ono va a la escuela. La casa de Hiroki fue destruida en el tsunami y su cole esta cerrado. Cada día Hiroki va a su nuevo cole en bici, tren y andando. Tarda 90 minutos en vez de los 25 de antes, pero Hiroki sigue enfrentandose a todos los obstáculos pese a que ya ni tiene casa ni dinero, y vive en un refugio temporal. He escogido Higashimatushima porque me encanta Japón, y todo sus diferentes tipos de comidas y su arte, su música, su deporte, sus armas y sus paisajes, aunque en Higashimatushima el único paisaje es edificios en ruinas.

Daniel L.C. (12 años): Kivalina, Alaska.

Fotografía de Loren Holmes.

Kivalina boy

He elegido hablar de Kivalina, en Alaska. Alaska está al noroeste de America del Norte. Allí hace muchísimo más frío que aquí en España, y las familias que son pobres algunas veces no pueden comprar la ropa adecuada para la temperatura de allí, así que los niños literalmente se pueden morir de frío cuando se van a pasear o cuando van al cole. Por eso les tenemos que valorar, por tener tanta determinación para ir al cole cada día. Yo he elegido esta foto porque había visto al niño que no lleva ni gorro ni bufanda para protegerse del frío, e incluso así va al cole.

Jaime L.C. (12 años): Sertao, Brasil.

Fotografía de Leonardo Wen.

Sertao children

He elegido hablar de Sertao, que está al noroestse de Brasil, en el Atlántico, es una provincia muy grande y sufre de pobreza, pero esto no impide que los niños vayan al cole. Van en burros desde sus casas y tardan setenta y cinco minutos en llegar a su colegio.  Aunque viven en condiciones de pobreza en una zona casi desértica, en algunas partes casi no tienen agua, los niños llegan impecables a su colegio. He escogido esta foto porque no podía creer que los niños tuviesen que ir al colegio en burros.

A mi me gustaría también destacar la labor de muchos profesores, como Thi Ha de Tailandia, cuya jornada empieza conduciendo un pequeño rickshaw con el que recoge a muchos de sus alumnos, para asegurarse que puedan llegar a la escuela.

Hace poco escribimos un post sobre un libro solidario, ¡Arre, burro, arre! de Carmen de la Rosa, que está escrito en beneficio de otro profesor admirable, alma de la Fundación Biblioburros Sin Fronteras, y que busca por las montañas de La Gloria en Colombia a sus alumnos, llevándoles libros en dos burros porque es la única forma de acceso a los lugares remotos donde viven.

One Comment

So, what do you think ?